<

LAVAR A LA MADRE

42 páginas
Precio de venta$ 180,00

LAVAR A LA MADRE, Carina Sedevich
Colección Agalma. Dirección Alejandro Schmidt

Los poemas de Carina Sedevich son, tal vez, pinceladas de estilo y ceremonia que hacen la trama de un cuadro, una viñeta, una leyenda. Y el enorme espacio del tiempo vacío, un protagonista dulce, entristecedor o feroz. En Lavar a la madre las cosas pasan a ser aspas que van matizando los tonos de las escenas, pero insisten en ser el silencio recibido, el silencio continuado después de que los hechos de la vida han transcurrido y hemos entrado en un recuento caudaloso, descentrado, a veces caprichoso. Momentos ulteriores, los inmensos espacios en los que reposa el duelo de la mirada. Personas, personajes, trabajos del espíritu, procesos de la naturaleza parecen escritos por la técnica del silencio:

Lavar a la madre/con un jarro viejo/una tarde de invierno /sin hablar.

O en otro poema: Los pequeños silencios/sólo evidentes entre ruidos pequeños/que el tiempo amontona/que el espacio amontona/en el orden celeste de lo que no tiene orden.

Al final, al fondo, desvistiéndose de todo, descomponiéndose, siendo otro, ese silencio se materializa en la verdadera necesidad: la de ver lo ausente. ¿Y qué posibilidad habría de que esa lejanía se realizara en el cuerpo de la mujer?

Primera mañana de diciembre./Me detengo bajo un árbol y lo anoto:/Buen trabajo. Los seres que he querido/han podido alejarse de mí.

José Villa